Concha Montserrat- Zaragoza

Un profesor de un instituto de Zaragoza, de 43 años, ingresó el jueves en la prisión de Zuera (Zaragoza), acusado de mantener relaciones sexuales con una alumna del centro de 15 años. La juez de guardia imputa al acusado cuatro delitos de abuso sexual con prevalimiento, una figura legal que supone abuso por autoridad o superioridad ante la víctima. La chica, alumna de 3º de ESO del IES Avempace, declaró ante la policía que las relaciones entre ambos fueron consentidas; el detenido niega que las hubiese y sólo ha admitido una “relación especial” con la chica, “de cariño”, según el abogado del maestro, Javier Notívoli.

Fue el fiscal quien solicitó la prisión del acusado acogiéndose a la agravante de prevalimiento, puesto que en el Código Penal los abusos sobre mayores de 13 años consentidos no están penados, salvo en este caso. El letrado anunció que no van a recurrir el auto de prisión y que van a esperar que se asigne el juzgado competente. Sólo entonces solicitarán la declaración urgente de la menor “para saber si hubo prevalimiento o algún tipo de argucia para vencer una voluntad”.

Para que haya abuso sexual con prevalimiento es necesario que la superioridad sea manifiesta y que esta superioridad -en este caso de un maestro hacia una estudiante- haya coartado la libertad de la víctima hasta el punto de que su consentimiento no sea válido. Debe haber también, para que exista delito, un aprovechamiento consciente de la situación por parte del acusado.

El detenido impartía música en el centro y sus relaciones con la alumna comenzaron el pasado año. La investigación no ha llegado aún a una fase concluyente, pero apunta, según informó Heraldo de Aragón, a que los contactos íntimos tenían lugar en el coche del acusado en diferentes aparcamientos de la ciudad. Desde el primer encuentro, en diciembre (según una nota informativa del Tribunal Superior de Justicia de Aragón), hasta la fecha habrían tenido relaciones sexuales completas con asiduidad.

El letrado Notívoli asegura que fue la menor la que dijo a sus padres que mantenía una relación con el profesor: “Les contó que, libre y voluntariamente, había iniciado una relación consentida y que habían tenido relaciones al menos en cuatro ocasiones”. La dirección del centro se reunió con él para abordar el delicado asunto y, según esta versión, el funcionario llegó a reconocer entonces cierta relación con la menor. En su primera comparecencia ante la policía, sin embargo, negó la mayor.

El departamento de Educación del Gobierno autónomo apartó al docente de su puesto al ser informado de los hechos por la dirección del centro la semana pasada. La consejera de Educación, María Victoria Broto, se limitó a decir: “Ante la gravedad de los hechos se le ha suspendido de empleo. El caso está en los tribunales. De momento, hemos tomado esa medida”.

La investigación abierta tras la denuncia de los padres concluyó con la detención el pasado miércoles del profesor.

La prudencia ha sido la nota dominante en el instituto tras conocerse la noticia. En el centro escolar, que imparte todos los estudios de enseñanza obligatoria (ESO), bachilleratos y ciclos formativos de grado superior, están matriculados alrededor de 1.000 estudiantes.