Manuel Planelles- Sevilla

Cuatro comunidades -Andalucía, Aragón, Asturias y Canarias- flexibilizan el bachillerato para que los mayores de 20 años puedan obtener el título por libre, sin necesidad de que los aspirantes se matriculen previamente en un centro y tengan que completar los dos cursos.

La Ley Orgánica de Educación (LOE), aprobada en 2006, ya insistía en la necesidad de hacer más flexible el sistema de enseñanza para permitir que los alumnos que dejan los estudios puedan retomarlos. Y dejaba en manos de las administraciones autonómicas las medidas concretas.

Andalucía tiene previsto aprobar en breve la nueva orden que regulará la obtención de este título por libre para las personas mayores de 20 años. Si los plazos de tramitación lo permiten, la Consejería de Educación pretende que la primera prueba de este tipo sea en junio.

Según el borrador de la orden, lo que se persigue es que más personas puedan “acceder a niveles superiores de enseñanza o incorporarse al mundo laboral” mejor formadas.

Más formación

En el pacto sobre la educación que ahora se está intentando cerrar también se insiste en la importancia de hacer las etapas educativas más flexibles. El objetivo que se fija es que “el 85% de los jóvenes alcancen una titulación de educación secundaria posobligatoria (formación profesional de grado medio o bachillerato)”. Este porcentaje no es arbitrario. En el preámbulo del pacto educativo se advierte de que, entre los años 2020 y 2025, “sólo el 15% de los empleos serán para personas sin ninguna cualificación” en las sociedades desarrolladas.

Otro de los asuntos en los que se suele insistir es en hacer también menos rígida la acreditación de los conocimientos. La orden andaluza sobre las nuevas pruebas del título de bachillerato establece que, independientemente de que se superen todos los exámenes, la Administración expedirá a todos los aspirantes “una certificación en la que se especifiquen las pruebas y materias en las que se realizó la inscripción y las calificaciones obtenidas”.

Además, “en caso de no superar las pruebas y materias en su totalidad, las calificaciones obtenidas en las materias superadas se mantendrán para sucesivas convocatorias o la posterior realización de estudios de bachillerato”.